¿Por qué es buena la fisioterapia para las embarazadas?

Fisioterapia embarazadas Madrid

La fisioterapia, como disciplina para prevenir, tratar y rehabilitar lesiones mediante las manos y la administración, sin medicamentos de por medio, de otros métodos de curación, también puede aportar numerosos beneficios a las embarazadas.

A continuación, te contamos cómo puede contribuir al bienestar de las futuras mamás ponerse en manos de fisioterapeutas.

El embarazo es un proceso que comporta, pese a la ilusión que también genera, cambios drásticos en el cuerpo de las mujeres. El primero de ellos, lógicamente, está relacionado con los cambios anatómicos y el incremento de peso que supone acoger al bebé, proceso en el que se modifica el centro de gravedad del cuerpo y como consecuencia, también la postura.

La fisioterapia contribuye a buscar posturas y maneras de realizar las acciones cotidianas, como, por ejemplo, caminar o inclinarse, que no provoquen dolores ni sobrecargas en las articulaciones. En las clases de Pilates Embarazadas se practican ejercicios para fortalecer y realizar estiramientos en los músculos involucrados de forma que podamos prevenir y evitar los temidos dolores cervicales, lumbares o de ciática.

Si estas dolencias llegan a aparecer, la realización de masajes terapéuticos en la zona ayuda a aliviar o incluso eliminar estas patologías. Los masajes relajan la musculatura, aumentan la vasodilatación y la circulación disminuyendo la sensación de dolor.

Ten en cuenta, por otro lado, que los cambios que se producen en el cuerpo pueden generar distintas afecciones, como las neuralgias, el pie plano transitorio y las varices. Así que pasar por la consulta del fisioterapeuta puede servir para evitar o aliviar estos males.

Asimismo, el drenaje linfático manual resultará efectivo a la hora de paliar las retenciones de líquidos en las piernas, que se producen sobre todo en el último trimestre de embarazo causando molestias a las futuras mamás.

La fisioterapia también ayuda a prevenir desgarros vaginales durante el parto. ¿Cómo? Trabajando la elasticidad de los músculos perineales de las embarazadas mediante tratamiento manual. Puedes acudir a consulta con tu pareja para que os expliquemos cómo realizar masajes perineales o también citarte semanalmente para que nuestras profesionales especializadas en fisioterapia ginecológica lo hagan por ti.

Fisioterapia después del embarazo

Y, tras el parto, una vez superada la cuarentena también es muy recomendable el seguimiento de los ejercicios de Kegel, que permiten recuperar el tono muscular del suelo pélvico y evitar las incontinencias urinarias y también la gimnasia abdominal hipopresiva para fortalecer los músculos de la zona abdominal y lumbar.

Deja un comentario

  • (no se mostrará)

XHTML: Puedes emplear las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>